Esterilización

¿Por qué esterilizar?

La mayoría de las personas que cruzan a sus perras o gatas tienen buenas intenciones y buenas expectativas para todos los cachorros. Desafortunadamente, en la actualidad, es muy difícil conseguir adoptantes para todos los cachorros y que además sean responsables del animal durante toda su vida, especialmente en las camadas numerosas. En el mejor de los casos una camada inesperada acaba generando ansiedad y preocupación en el propietario si no consigue colocar a los cachorros en hogares adecuados. En el peor de los casos los cachorros acaban abandonados o muertos.

¿Qué beneficios conlleva la esterilización/castración?

La esterilización/castración minimiza comportamientos indeseables relacionados con las hormonas. Al ser esterilizadas las hembras ya no tienen un ciclo hormonal por lo cual no entran en calor y así dejan de atraer la presencia de los machos. La castración hace que el macho se vuelva más doméstico y no tenga la necesidad hormonal de vagabundear. Al no tener la necesidad de irse de casa disminuirá el riesgo de que sea envenenado, robado o atropellado. Los perros en especial se convierten en mejores guardianes y compañeros, y son menos propensos a contraer enfermedades o sufrir lesiones. Los perros castrados en realidad pueden ser más protectores, ya que no se distraen con las tentaciones de procrear, vagabundear o de luchar con otros machos. La castración también ayuda a reducir la necesidad de marcar territorio, y minimiza el comportamiento ansioso y agresivo lo que a su vez ayuda a disminuir la incidencia de mordeduras de perros

Una decisión responsable

La decisión de esterilizar a nuestro animal es un acto de responsabilidad hacia él, básica para prevenir y evitar problemas de salud y de bienestar general (emocional, físico y hormonal). Es la mejor opción para garantizar el control de la natalidad de perros, gatos y hurones, evitar nacimientos no deseados y crías sin control. Mediante la esterilización se puede evitar el sacrificio y el abandono de miles de perros, gatos y hurones cada año.

Una vida más larga y sana

La esterilización en una hembra y castración en un macho mejora su estado de salud, su calidad de vida y su longevidad en un promedio de uno a tres años en los perros, y de tres a cinco años en los gatos. En las hembras se reduce de manera significativa el riesgo de cáncer de mama, de útero y de ovarios. La esterilización no solo elimina la posibilidad de embarazo y el celo (el sangrado); también protege contra la piometra (infección uterina) y el Tumor Venéreo Transmisible (TVT). El los machos se reduce la probabilidad de que desarrolle cáncer de la próstata, tumores testiculares y TVT.