Molestos y peligrosos…

Tanto los parásitos internos como externos de las mascotas  son potencialmente molestos y peligrosos por tres motivos: Porque por sí mismos, estos parásitos pueden ocasionar directamente lesiones sobre el organismo. Por ejemplo, los gusanos intestinales provocan vómitos, diarreas, adelgazamiento crónico e incluso pueden ocasionar la muerte por acumulación y formación de bolas que se atascan dentro del tubo intestinal. Otro ejemplo, las pulgas pican sobre la piel del animal, provocando un gran malestar, y ocasionando lesiones importantes en la piel a causa del rascado y de las alergias a su saliva; además, consumen mucha sangre si se encuentran en gran número, por lo que pueden ocasionar anemia y debilidad en los animales afectados. Porque muchos son transmisores de otras enfermedades infecciosas (que albergan en su interior y que transmiten al hospedador cuando le pican o cuando penetran en él), que pueden poner en grave riesgo la vida de las mascotas y de sus propietarios. Finalmente, porque interfieren con la capacidad de inmunización de las vacunas. Una vacuna, aplicada sobre un animal previamente parasitado, es muy probable que no tenga un buen efecto sobre el animal, quedando este desprotegido frente a las enfermedades contra las que se pretendía vacunar.

INTERNOS Y EXTERNOS…

Los parásitos, son seres vivos que viven a costa de otro ser vivo superior (llamado por ello hospedador), habitando dentro o sobre ellos y alimentándose de partes de su organismo o de sustancias alimenticias ingeridas por éstos. A los parásitos que viven sobre el animal hospedador reciben el nombre de parásitos externos; los que viven dentro del hospedador, son los parásitos internos. Las mascotas se infestan con parásitos bien al entrar en contacto directo con otros animales parasitados o bien al pasear por zonas contaminadas con huevos o con larvas de estos parásitos (también por ingestión al chupar el suelo u otras superficies).

Leishmaniosis y Filariosis

De manera especial, de cara a la prevención de enfermedades tan importantes como la Leishmaniosis  y  la Filariosis  aconsejamos bien la aplicación de los tratamientos inyectables disponibles con carácter anual, ( vacuna Letifend, Guardian SR ), o la administración oral de Leisguard treinta días consecutivos en mayo y septiembre, y Cardoteck u otras ivermectinas orales con periodicidad mensual. En Centro Veterinario Miraflores nos parece sumamente interesante y por ello recomendamos la realización de pruebas serológicas  frente a estas enfermedades una vez al año , del mismo modo recomendamos realizar pruebas serológicas específicas en caso de animales que hayan sufrido infestaciones por pulgas o garrapatas dado su potencial papel como transmisores de importantes patologías. Bien es sabido que un diagnóstico precoz de cualquiera de estos procesos mejora el éxito de sus tratamientos.

¿Cuántas veces debemos desparasitar a nuestra mascota?

En Centro Veterinario Miraflores  llevamos muchos años preconizando la desparasitación interna de perros y gatos con periodicidad trimestral,  aumentando la frecuencia a mensual en el caso de gatos de vida en el exterior y perros “ basureros ”. Nuestras recomendaciones a nivel de parásitos externos pasan por la colocación de collares antiparasitarios renovados semestralmente, o la aplicación de pipetas con periodicidad mensual.    

Metodos Antiparasitarios Parásitos Externos

MÉTODOSCARACTERÍSTICASEFICACIA
PipetaMuy PreventivaNo es eficaz para los ya infectados
Collar AntiparasitarioCómodo y versátilNecesario Refuerzo con otro producto
SpraysRápidoNo es de uso preventivo

Metodos Antiparasitarios Parásitos Internos

Perros CachorrosPerros Adultos
A partir 2 semanas.
Gotas.
Cada 15 días hasta los 3 meses
Pastilla de Desparasitación Trimestral. Comprimidos
A partir 3 meses. Mensual con comprimidos.
Hasta los 6 meses
Pastilla Anti Filariosis.
Meses Calurosos
A partir 6 meses. Mensual (campo) Trimestral (ciudad).
Comprimidos